Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales
Pasar a contenido. Buscar Preguntas más Frecuentes Ayuda Sobre nosotros

Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo

Seleccionar idioma:

Red OSHA
Loading
Usted está aquí: Inicio Temas Mantenimiento
maintenance.jpg

Mantenimiento

El mantenimiento periódico es esencial para que los equipos, máquinas y entornos de trabajo sigan siendo seguros y fiables. La falta de mantenimiento o un mantenimiento inadecuado pueden provocar situaciones de peligro, accidentes y problemas de salud. El mantenimiento es una actividad de alto riesgo, y algunos de sus peligros derivan de la naturaleza del trabajo. Esta actividad se lleva a cabo en todos los sectores y lugares de trabajo. Por consiguiente, los trabajadores de mantenimiento están expuestos, con mayor probabilidad que otros, a riesgos de distinta naturaleza.

De acuerdo con la norma europea EN 13306, el mantenimimiento se define como el «conjunto de todas las acciones técnicas, administrativas y de gerencia durante el ciclo de vida de un bien destinadas a mantenerlo o repararlo para ponerlo en un estado en el que pueda realizar las funciones requeridas».

Mantenimiento es un término genérico que designa una variedad de tareas en sectores muy distintos y en todo tipo de entornos de trabajo. Entre las actividades de mantenimiento cabe incluir las siguientes:

inspección  ensayo  medición  sustitución  ajuste  reparación  conservación detección de fallos  • cambio de piezas  • revisión  lubricación, limpieza

El mantenimiento es fundamental para garantizar la productividad continua, para fabricar productos de gran calidad y para mantener la competitividad de la empresa. Pero también influye en la seguridad y la salud en el trabajo.

En primer lugar, el correcto mantenimiento es esencial para que las máquinas y el entorno de trabajo sigan siendo seguros y fiables. En segundo lugar, el mantenimiento es en sí mismo una actividad de alto riesgo que debe realizarse de forma segura, con las apropiadas medidas de protección de los operarios de mantenimiento y de las demás personas presentes en el lugar de trabajo.

Lugares de trabajo más seguros y saludables gracias a un mantenimiento adecuado

El mantenimiento periódico desempeña una función importante para la eliminación de los riesgos en el lugar de trabajo y para lograr unas condiciones de trabajo más seguras y saludables. La falta de mantenimiento o el mantenimiento inadecuado pueden provocar accidentes graves o mortales, así como problemas de salud.

Pueden producirse accidentes a causa de unas instalaciones eléctricas defectuosas (cables, enchufes, equipos)

  • descargas y quemaduras, incendios, ignición de atmósferas potencialmente inflamables o explosivas

Ocurren accidentes porque los equipos de elevación no se revisan y mantienen de forma regular

  • las cadenas de elevación de los equipos pueden estar sucias u oxidadas y provocar la caída de cargas pesadas

También ocurren accedentes como consecuencia de la falta de mantenimiento de las superficies de trabajo y de tránsito y de las vías de circulación

  • las superficies irregulares, con baches, inclinadas y resbaladizas pueden dar lugar a accidentes con carretillas elevadoras, así como a tropiezos y resbalones

El polvo supone un riesgo potencial para la salud de los trabajadores de las industrias de la madera y de las canteras.

El mantenimiento de los equipos para eliminar el polvo es esencial en todos los procesos que lo generan, con el fin de evitar la exposición de los trabajadores

  • los conductos de ventilación deben mantenerse libres de obstáculos y repararse si están dañados
  • los filtros deben ser revisados periódicamente de acuerdo con las recomendaciones del fabricante

El mantenimiento es una actividad de alto riesgo

Peligros y riesgos relacionados con el mantenimiento

Además de los riesgos relacionados con cualquier entorno de trabajo, las operaciones de mantenimiento implican algunos riesgos específicos.

Entre ellos, el riesgo de trabajar en la proximidad de un proceso en marcha y en estrecho contacto con máquinas. Durante las operaciones normales, la automatización suele reducir la probabilidad de errores humanos susceptibles de provocar accidentes. En las actividades de mantenimiento, a diferencia del funcionamiento normal, difícilmente se puede reducir el contacto directo entre el trabajador y la máquina; el mantenimiento es una actividad que exige un contacto directo con los procesos de producción.

high-risk El mantenimiento consiste a menudo en la realización de trabajos no habituales, tareas no rutinarias , y con frecuencia se realiza en condiciones excepcionales, como por ejemplo en espacios reducidos.

Las operaciones de mantenimiento típicas incluyen tanto el desmontaje como el montaje, realizados muchas veces con máquinas complejas. Esto puede suponer un mayor riesgo de errores humanos, lo que a su vez aumenta el riesgo de accidentes.

El mantenimiento implica también un cambio de tareas y de entornos de trabajo. Tal es el caso, en particular, de los trabajadores subcontratados. La subcontratación es un factor agravante en términos de seguridad y salud – son numerosos los accidentes e incidentes relacionados con la subcontratación del mantenimiento.

Trabajar bajo presión por falta de tiempo también es característico de las operaciones de mantenimiento, especialmente si llevan aparejada la interrupción de la producción o si se trata de reparaciones de alta prioridad.

Peligros, riesgos y consecuencias para la salud

Dado que el mantenimiento se realiza en todos los sectores y lugares de trabajo e incluye una gran variedad de tareas, los riesgos asociados son muy diversos.

Peligros físicos

  • ruido, vibración
  • calor o frío excesivos
  • radiaciones (radiación ultravioleta, rayos X, campos electromagnéticos)
  • elevada carga de trabajo físico
  • riesgos relacionados con la ergonomía: dificultad para acceder a los objetos del mantenimiento a causa de un diseño deficiente de las máquinas, del proceso o del entorno de trabajo desde el punto de vista del mantenimiento: movimientos fatigosos (inclinarse, arrodillarse, estirarse, empujar y arrastrar, trabajar en espacios reducidos)

:: Tareas típicas:

  • taladrar, esmerilar, limar, lijar
  • trabajar al aire libre, mantenimiento de instalaciones industriales (p.ej. hornos e incineradoras, equipos de refrigeración)
  • soldar, revisar tuberías, mantenimiento de vías férreas

:: Posibles consecuencias para la salud: problemas de audición causados por el ruido, trastornos del aparato locomotor

Peligros químicos

  • Amianto, fibra de vidrio
  • Gases, humos, polvo (p. ej. vapores de asfalto, gases de escape de motores diésel, sílice cristalina)
  • Disolventes

:: Tareas típicas

  • mantenimiento de edificios
  • soldadura por arco eléctrico
  • trabajos en espacios reducidos
  • trabajos en talleres de reparación de automóviles
  • mantenimiento de instalaciones industriales donde existen productos químicos peligrosos

:: Posibles consecuencias para la salud: problemas respiratorios, asma profesional, alergias, asbestosis, cáncer

Peligros biológicos

  • Bacterias (p. ej. legionella, salmonella)
  • Mohos y hongos.

:: Tareas típicas :

  • mantenimiento de instalaciones de tratamiento de residuos
  • mantenimiento en lugares donde se manejan agentes biológicos, como laboratorios
  • mantenimiento en lugares donde pueden proliferar bacterias, mohos y hongos, como equipos de aire acondicionado

:: Posibles consecuencias para la salud: problemas respiratorios, asma, alergias, legionelosis

Factores de riesgo psicosociales

  • Presiones por falta de tiempo
  • Trabajo por turnos, en fin de semana, nocturno y de disponibilidad permanente, así como las jornadas de trabajo irregulares
  • Trabajos con personal subcontratado o de distintos subcontratistas, con los consiguientes problemas de comunicación

:: Posibles consecuencias para la salud: estrés relacionado con el trabajo, fatiga, mayor riesgo de accidentes

Riesgo elevado de accidentes de cualquier tipo

  • Muchos de los accidentes están relacionados con el mantenimiento de equipos y maquinaria, p. ej. aplastamiento al mover una máquina, arranque inesperado de ésta
  • Caídas desde alturas, accidentes relacionados con la caída de objetos
  • Electrocución, descargas eléctricas, quemaduras
  • Espacios reducidos, asfixia
  • Explosión, incendio

Hechos y cifras

Los análisis de los datos de EUROSTAT, basados en la metodología EEAT (estadísticas europeas de accidentes de trabajo), pueden servir para poner de relieve los accidentes relacionados con las actividades de mantenimiento en algunos países europeos.

Se calcula que entre el 15 y el 20% (dependiendo del país) del total de accidentes, y entre el 10 y el 15% de todos los accidentes mortales están relacionados con actividades de mantenimiento.

Los peligrosEl mantenimiento, las reparaciones y los ajustes ocupan el cuarto lugar en la lista de los 10 principales procesos productivos donde se ha registrado el mayor número de accidentes mortales durante el periodo 2003-05 (EUROSTAT-EEAT).

Los accidentes tienden a producirse cada vez más, no en el curso de las actividades normales, sino durante las operaciones de reparación, mantenimiento, limpieza, ajuste, etc..

Según una encuesta realizada en Francia en 2005, el mantenimiento es la función que se subcontrata con mayor frecuencia en la industria. Un análisis de la base de datos francesa de accidentes laborales demuestra que, en el año 2002, los trabajadores de mantenimiento fueron el segundo grupo más numeroso de víctimas de accidentes relacionados con la subcontratación, inmediatamente por detrás de los trabajadores de la construcción.

Los resultados de la Encuesta Nacional sobre las Condiciones de Trabajo (2007) española señalan una mayor exposición de los operarios de mantenimiento al ruido y a las vibraciones de la mano, del brazo y de todo el cuerpo en comparación con otros trabajadores. También están más expuestos a sustancias, gases y humos peligrosos.

Cerca del 25% de todas las lesiones por descarga eléctrica tienen como causa los equipos eléctricos portátiles. Los cables defectuosos de estos equipos provocan unos 2 000 incendios al año. Una de las principales causas de estos accidentes e incendios es la omisión de las revisiones y del mantenimiento (HSE).


Lea nuestro informe y la correspondiente hoja informativa  El mantenimiento y la SST – Una imagen estadística

Reglas básicas para hacerlo bien

Los detalles concretos del mantenimiento difieren entre los distintos sectores industriales y están en función de las tareas. Pero hay algunos principios comunes:

  • Hazlo bienIntegración de la gestión de la SST en la gestión del mantenimiento
  • Enfoque estructurado, basado en la evaluación de riesgos
  • Funciones y responsabilidades claras
  • Sistemas de trabajo seguros y directrices claras
  • Formación y competencias adecuadas
  • Participación de los trabajadores en el proceso de evaluación de riesgos y de la gestión del mantenimiento
  • Comunicación eficaz

Las cinco normas básicas para un mantenimiento seguro

1. Planificar

El mantenimiento debe comenzar con una planificación adecuada. Se realizará una evaluación de riesgos, en la que han de participar los trabajadores. Los aspectos que deberán abordarse en la fase de planificación son:

  • El alcance de la tarea – que es preciso realizar y la manera en que afectará a otros trabajadores y actividades en el lugar de trabajo
  • Evaluación de riesgos: han de identificarse los riesgos potenciales (p. ej., sustancias peligrosas, espacios reducidos, elementos móviles de las máquinas, sustancias químicas o polvo en el aire), y deben formularse medidas encaminadas a eliminar o reducir al mínimo los riesgos asociados (para más información, consulte la sección sobre evaluación de riesgos)
  • Se deberán definir unos sistemas de trabajo seguros (personas autorizadas, sistemas de bloqueo)
  • El tiempo y los recursos requeridos por la actividad
  • La comunicación entre el personal de mantenimiento y de producción, y con todas las demás partes afectadas.
  • Competencia y formación adecuadas

Los empresarios han de cerciorarse de que los trabajadores tienen las competencias necesarias para llevar a cabo las tareas correspondientes, están informados sobre los procedimientos de seguridad y saben qué hacer cuando una situación sobrepasa sus competencias. Deben analizar detenidamente la «cadena de mando» de quienes participan en una tarea de mantenimiento, así como los procedimientos aplicados durante estas actividades, incluidos los procedimientos de notificación en caso de dificultades. Esto es especialmente importante cuando el mantenimiento lo lleva a cabo un subcontratista.

Es fundamental consultar con los trabajadores y mantenerlos informados a lo largo de la fase de planificación. No sólo se debe informar a los trabajadores que realizan una tarea de mantenimiento sobre los resultados de la evaluación de riesgos inicial, sino que también deberían participar en dicha evaluación. Por su familiaridad con el lugar de trabajo, suelen ser los más indicados para identificar los riesgos y determinar cuáles son los métodos más eficaces para afrontarlos. La participación de los trabajadores en el proceso de planificación no mejora sólo la seguridad de los trabajos de mantenimiento, sino también su calidad.

2. Asegurar el área de trabajo

El área de trabajo debe asegurarse impidiendo el acceso no autorizado, por ejemplo, mediante barreras y señales de advertencia. El área debe mantenerse asimismo limpia y segura, con el suministro eléctrico bloqueado, las partes móviles de las máquinas en posición segura, la ventilación provisional instalada y vías seguras para que los trabajadores entren y salgan de la zona de trabajo. Se deberán colocar tarjetas de advertencia en los equipos, con la fecha y hora del bloqueo, así como el nombre de la persona autorizada para retirarlo; de este modo, la seguridad del trabajador encargado del mantenimiento de la máquina no se verá puesta en peligro por otro trabajador que arranque la máquina inadvertidamente.

Siempre que sea posible, deben diseñarse protecciones que permitan realizar pequeñas tareas de mantenimiento en las máquinas sin necesidad de retirar los dispositivos de seguridad. En caso de que haya que retirar o desactivar estos dispositivos, se aplicarán los procedimientos de bloqueo. Los operarios y trabajadores de mantenimiento han de recibir formación sobre el modo y las condiciones en que se pueden retirar los dispositivos de seguridad.

3. Usar el equipamiento adecuado

Los trabajadores que intervienen en tareas de mantenimiento deberán disponer de las herramientas y equipos apropiados, que pueden diferir de los utilizados normalmente. Como pueden tener que intervenir en áreas donde no está previsto que haya personas trabajando y verse expuestos a peligros diversos, deberán disponer también de los equipos de protección personal adecuados.

En relación con la utilización de equipos y herramientas, los empresarios deberán garantizar que:

  • están disponibles las herramientas y equipos adecuados para el trabajo (junto con instrucciones para su manejo, en caso necesario)
  • se encuentran en un estado apropiado
  • son los indicados para el entorno de trabajo (p. ej. herramientas que no emitan chispas, en caso de atmósfera inflamable)
  • están diseñados ergonómicamente

Todo equipo de protección personal deberá:

  • ser adecuado para los riesgos para los que se utiliza, sin que su uso los agrave más aún
  • corresponder a las condiciones existentes en el lugar de trabajo
  • tener en cuenta los requisitos de ergonomía y el estado de salud del trabajador
  • adaptarse al usuario mediante los ajustes necesarios.

Por ejemplo, los trabajadores que limpian o sustituyen filtros de sistemas de ventilación por extracción pueden estar expuestos a concentraciones de polvo muy superiores a las habituales en un lugar de trabajo determinado. El acceso a estos filtros, situados generalmente en la cubierta del edificio, ha de efectuarse asimismo en condiciones de seguridad.

4. Seguir fielmente la planificación

Hay que comunicar a los trabajadores y supervisores los procedimientos de trabajo seguros, y ellos tienen que comprenderlos y aplicarlos correctamente. El trabajo debe ser supervisado para hacer cumplir los procedimientos de seguridad acordados y las normas del centro. A menudo, el mantenimiento se lleva a cabo bajo presión, por ejemplo, cuando una avería ha provocado la interrupción del proceso de producción. Es preciso respetar los procedimientos de seguridad, incluso bajo presión por falta de tiempo: las simplificaciones pueden resultar muy costosas si provocan accidentes, lesiones o daños materiales.

Debe haber procedimientos aplicables para el caso de acontecimientos imprevistos. Uno de los componentes del sistema de trabajo seguro debe ser la detención del mismo cuando surja un problema no previsto o que exceda las propias competencias. Es muy importante recordar que ir más allá de las destrezas y competencias propias puede dar lugar a accidentes.

5. Control final

El proceso de mantenimiento debe concluir con las comprobaciones que garanticen que la tarea se ha completado, que el bien sometido a mantenimiento se encuentra en condiciones de seguridad y que se han retirado todos los materiales de desecho generados durante las operaciones de mantenimiento. Una vez completadas las comprobaciones y verificada la seguridad, la tarea puede darse por concluida y notificarse su terminación a los supervisores y demás trabajadores.

El último paso es cumplimentar un informe en el que se describa la tarea realizada y se comenten las dificultades que hubieran podido surgir, junto con recomendaciones de mejora. Lo ideal es analizar estos aspectos en una reunión del personal en la que los operarios que intervienen en el proceso y los trabajadores afectados por el mismo puedan comentar la actividad de mantenimiento y formular las propuestas oportunas para su mejora.

Legislación europea en materia de mantenimiento

legislation-img

Desde 1989 se han aprobado una serie de directivas europeas que establecen un marco general de requisitos mínimos para la protección de los trabajadores en el lugar de trabajo.

Estas directivas se aplican también a las actividades de mantenimiento, ante todo la Directiva marco, que impone a los empresarios la obligación de llevar a cabo una evaluación de riesgos en el lugar de trabajo.

Directiva 89/391/CEE del Consejo - «Directiva marco» relativa a la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud de los trabajadores en el trabajo

Contiene los principios generales relativos a la prevención, define las obligaciones de los empresarios’ en relación con la evaluación de riesgos, la eliminación de los factores de riesgo y accidente, la información, la consulta y la participación equilibrada de los trabajadores y de sus representantes.

La Comisión Europea ha elaborado una Directrices para la evaluación de riesgos en el lugar de trabajo con el fin de ayudar a los empresarios y trabajadores a poner en práctica los requisitos de evaluación de riesgos de la Directiva marco 89/391/CEE. En ellas se define a los operarios de mantenimiento como «trabajadores que pueden estar expuestos a un riesgo más elevado». En las directrices se destaca asimismo la necesidad de llevar a cabo una evaluación de riesgos independiente para las actividades de mantenimiento.

Basándose en la «Directiva marco» se han adoptado diversas directivas particulares, todas las cuales tienen relevancia a la hora de realizar los trabajos de mantenimiento con seguridad, y muchas de ellas incluyen disposiciones específicas relativas a las actividades de mantenimiento, así como requisitos dirigidos a la eliminación de los riesgos en el lugar de trabajo.

Directiva 89/654/CEE del Consejo

relativa a las disposiciones mínimas de seguridad y de salud en los lugares de trabajo, que incluye, entre otras, la obligación de los empresarios de velar para

  • que las vías de circulación que conducen a las salidas y las propias salidas se hallen expeditas en todo momento;
  • el mantenimiento técnico de los lugares de trabajo y de las instalaciones y dispositivos se lleve a cabo, y se subsanen lo más rápidamente posible las deficiencias que se observen y que puedan afectar a la seguridad y salud de los trabajadores;
  • las instalaciones y dispositivos de seguridaddestinados a la prevención o eliminación de riesgos se mantengan periódicamente y se controle su funcionamiento.

Directiva 89/655/CEE del Consejo

relativa a las disposiciones mínimas de seguridad y de salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, donde se establece que la utilización de un equipo de trabajo incluye su mantenimiento y conservación, y en particular la limpieza, estipulando que

  • el empresario adoptará las medidas necesarias con la finalidad de que, mediante un mantenimiento adecuado, los equipos de trabajo se conserven durante todo el tiempo de utilización en un nivel tal que satisfagan, según el caso, las disposiciones de la letra a) o b) del apartado 1;
  • el empresario deberá velar para que los equipos de trabajo expuestos a circunstancias causantes de un deterioro que pueda dar lugar a situaciones de peligro se sometan a:

- revisiones ordinarias y extraordinarias que garanticen la conservación de las condiciones de salud y seguridad y permitan detectar y corregir los deterioros en el momento oportuno.

  • cuando la utilización de un equipo de trabajo pueda presentar un riesgo específico para la seguridad o la salud de los trabajadores, el empresario adoptará las medidas necesarias con el fin de que:

- la utilización del equipo de trabajo quede reservada a los trabajadores encargados de dicha utilización;
- los trabajos de reparación, transformación, mantenimiento y conservación sean realizados por trabajadores específicamente capacitados para ello.

Contiene igualmente disposiciones mínimas para el control de los dispositivos de protección y normas relativas al mantenimiento:

  • las operaciones de mantenimiento deben poden efectuarse cuando el equipo esté parado. Si ello no fuera posible, deberán poder adaptarse las medidas de protección pertinentes para la ejecución de dichas operaciones, o éstas deberán poder efectuarse fuera de las zonas peligrosas;
  • para cada equipo de trabajo que posea un libro de mantenimiento, es necesario que éste se encuentre actualizado;
  • los trabajadores deberán poder acceder y permanecer en condiciones de seguridad en todos los lugares necesarios para efectuar las operaciones de producción, ajuste y mantenimiento de los equipos de trabajo.

Por otra parte, incluye disposiciones relativas a la utilización de los equipos de trabajo para la realización de trabajos temporales en altura, p. ej. normas específicas para el uso de escaleras y andamios.

Directiva 89/656/CEE del Consejo

relativa a las disposiciones mínimas de seguridad y de salud para la utilización por los trabajadores en el trabajo de equipos de protección personal, en la que se estipula que los equipos de protección personal deberán ser proporcionados gratuitamente por el empresario, quien asegurará su buen funcionamiento y estado higiénico satisfactorio por medio del mantenimiento, los arreglos y las sustituciones necesarios..

El ANEXO III de esta Directiva contiene una lista no exhaustiva de actividades y sectores de actividades que pueden requerir la utilización de equipos de protección personal.

Directiva 92/91/CEE del Consejo

relativa a las disposiciones mínimas destinadas a mejorar la protección en materia de seguridad y de salud de los trabajadores de las industrias extractivas por sondeos.

Contiene, entre otros, las disposiciones mínimas aplicables a los sectores en tierra y en el mar, incluyendo normas sobre el mantenimiento.

Directiva 92/104/CEE del Consejo

relativa a las disposiciones mínimas destinadas a mejorar la protección en materia de seguridad y de salud de los trabajadores de las industrias extractivas a cielo abierto o subterráneas

El empresario deberá tomar las medidas necesarias para que:

  • los lugares de trabajo sean diseñados, construidos, equipados, puestos en servicio, utilizados y mantenidos de forma que los trabajadores puedan efectuar las tareas que se les encomienden sin comprometer su seguridad y su salud ni las de los demás trabajadores;
  • los trabajos que impliquen un riesgo específico sólo se encomienden a trabajadores competentes y se ejecuten conforme a las instrucciones dadas.

Directiva 93/103/CE del Consejo

relativa a las disposiciones mínimas de seguridad y de salud en el trabajo a bordo de los buques de pesca establece que los Estados miembros adoptarán las medidas necesarias para que los armadores:

  • velen por el mantenimiento técnico de los buques, de las instalaciones y de los dispositivos, y por que los defectos que se hubieren observado se eliminen lo antes posible

Directiva 98/24/CE del Consejo

relativa a la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con los agentes químicos durante el trabajo, establece que en la evaluación de riesgos relativa a una posible exposición importante, o que pudiera resultar en efectos perjudiciales para la seguridad y la salud por otros motivos, se deberá incluir el mantenimiento. Establece asimismo la obligación de eliminar o reducir al mínimo los riesgos para la salud y la seguridad derivados de los agentes químicos peligrosos mediante

  • el diseño y organización de los sistemas de trabajo en el lugar de trabajo,
  • y el suministro de los equipos adecuados para el trabajo con agentes químicos, así como unos procedimientos de mantenimiento que garanticen la salud y la seguridad de los trabajadores, etc.

Directiva 2006/42/CE

relativa a las máquinas, por la que se modifica la Directiva 95/16/CE, indica en su preámbulo que el coste social del importante número de accidentes provocados directamente por la utilización de máquinas puede reducirse integrando la seguridad en las fases de diseño y fabricación de las máquinas y con una instalación y un mantenimiento correctos.

El ANEXO I contiene los requisitos esenciales de seguridad y de salud relativos al diseño y la fabricación de las máquinas, incluyendo los principios de integración de la seguridad, los requisitos que deben cumplir los sistemas de mando y disposiciones específicas sobre el mantenimiento de las máquinas, además de normas relativas a la información, a las señales de advertencia y a las instrucciones.

Se han promulgado diversas directivas particulares para reducir la exposición de los trabajadores a los agentes físicos potencialmente perjudiciales en el lugar de trabajo, como son la vibración, el ruido, los campos electromagnéticos y las radiaciones ionizantes y ópticas. Estas directivas incluyen una disposición dirigida a evitar o a reducir la exposición introduciendo, entre otras medidas, programas de mantenimiento adecuados para los equipos, lugares y sistemas de trabajo.

  • Directiva 2002/44/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de los agentes físicos (vibraciones)
  • Directiva 2003/10/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de los agentes físicos (ruido)
  • Directiva 2006/25/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de los agentes físicos (radiaciones ópticas artificiales)
  • Directiva 2004/40/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de los agentes físicos (campos electromagnéticos)

Otras directivas relevantes

  • Directiva 92/58/CEE del Consejo relativa a las disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo
  • Directiva 1999/92/CE del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a las disposiciones mínimas para la mejora de la protección de la salud de los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de atmósferas explosivas
  • Directiva 83/477/CEE del Consejo, de 19 de septiembre de 1983, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al amianto durante el trabajo (segunda Directiva particular con arreglo al artículo 8 de la Directiva 80/1107/CEE), modificada por las directivas 91/382/CEE, 98/24/CE, 2003/18/CEE y 2007/30/CE del Consejo
  • Directiva 2000/54/CE sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo
  • Directiva 92/57/CEE del Consejo relativa a las disposiciones mínimas de seguridad y de salud que deben aplicarse en las obras de construcción temporales o móviles
  • Directiva 96/82/CE del Consejo relativa al control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas

Más información en la sección sobre Legislación europea

archivado en: